Continuando con la historia de los grandes retos iniciada en la nota anterior, la Mesa C del taller Grandes Retos de Investigación Científica y Tecnológica en TIC en México fue comisionada para plantear el gran reto que representa la compleja relación entre TIC y Educación en el siglo XXI. La definición de éste y de otros retos, identificados en las demás mesas del taller, servirá para la definición de líneas, grupos y proyectos de investigación y desarrollo en la Red Temática CONACyT de Investigación en Tecnologías de Información y Comunicaciones.

A lo largo de la discusión fue quedando claro que el reto debía plantearse en relación a tres grandes temas:

  1. La Educación como instrumento para la transformación de la sociedad mexicana en una sociedad que se apropia de las TIC y las incorpora en su quehacer diario, en todos los campos y a todos los niveles, como vehículo para convertirse en una sociedad de la información y el conocimiento.
  2. La transformación de la Educación en un sistema inclusivo que toma en cuenta las condiciones y necesidades específicas de cada individuo y comunidad, mediante la incorporación y uso de las TIC.
  3. Las TIC como medios y herramientas para innovar y optimizar el proceso educativo y su contexto de ejecución.

Son temas estrechamente vinculados e interdependientes, pero reconocerlos facilita el análisis de la amplia y compleja relación entre las TIC y la Educación, con tantos aspectos importantes que se hizo necesario plantear tres grandes retos en vez de uno.

Uno de los grandes retos en relación a TIC y Educación identificados en el taller es responder a la interrogante sobre si los nuevos ambientes virtuales y mixtos demandan la generación de un nuevo paradigma educativo y, en su caso, la construcción del mismo. Existe mucho debate al respecto – particularmente cuando la pregunta sale del contexto puramente tecnológico – y mucho escepticismo sobre el grado de innovación que la inclusión de las TIC puede traer a la Educación. Sin embargo, consideraciones sobre la llamada cognición extendida y las enormes posibilidades que abren las TIC a la representación y gestión de información y conocimiento (no disponibles en otros medios) mantienen la pregunta abierta y viva.

El segundo gran reto se refiere a la formación de la sociedad mexicana en el uso de las TIC, necesaria para reducir la llamada brecha digital y habilitar la transformación de nuestra sociedad en una que gestiona la información y el conocimiento de manera competitiva en el entorno de la globalización. Para ello es indispensable ampliar el alcance y calidad de la Educación en nuestro país, hacer más flexibles los procesos educativos e incluir a las comunidades marginadas, objetivos a los que pueden contribuir significativamente las TIC a través de la provisión de los medios de comunicación y los entornos virtuales de aprendizaje y colaboración a distancia.

El tercer gran reto es la formación de los cuadros de profesionales, desarrolladores e investigadores en TIC y Educación capaces de dirigir los proyectos, organizarlos y construir las teorías, metodologías, tecnologías, plataformas y herramientas informáticas y de comunicaciones, así como las prácticas que permitan generar y gestionar simbiosis entre TIC y Educación en el siglo XXI.

Siendo mi formación inicial en el área de matemáticas y ciencias computacionales y tras haber pasado por un largo proceso de concientización de la necesidad de un enfoque interdisciplinario a este tipo de problemas – cuyo fin no alcanzo a vislumbrar – hice mi propuesta inicial del gran reto de las TIC aplicadas a la Educación con poca esperanza de que fuera encontrado atractivo en el taller. Fue una grata sorpresa encontrar varias propuestas muy similares, algunas más generales o complementarias, tanto en su objetivo final como en su aproximación interdisciplinaria.