Asistí a la conferencia Sakai México 2013 con mucha curiosidad pero pocas expectativas pues, a fin de cuentas, era una conferencia organizada alrededor de un producto de software (libre, pero producto de software a fin de cuentas) por una compañía que necesariamente busca ganar dinero con su difusión, distribución y uso. Por ello, fue una muy grata sorpresa asistir a excelentes ponencias y, más aún, platicar con algunos de los ponentes.

En primer lugar, cabe resaltar las conferencias de Joseph Hardin y Charles Severance sobre los cursos en línea abiertos y masivos (MOOC, por Massive Open Online Courses), quienes presentaron una postura muy aparte del enfoque de llenar el curso con contenidos para ser consumidos por los estudiantes. Una de las frases clave fue expresada por Hardin: ‘entre más estudiantes, más posibilidades de encontrar colaboradores’.

Otras dos conferencias particularmente interesantes fueron la de Beth Kirschner sobre los desarrollos de la Universidad de Michigan para enriquecer Sakai a través de integrarlo con las aplicaciones de Google para educación, cuya distribución libre se esperá tendrá lugar en unos meses, y la de Janice Smith sobre el uso de portafolios electrónicos en los procesos educativos. ambas ponentes con una disposición a compartir es inspiradora. Esto sin hacer menos las conferencias de los demás ponentes como Ian Dolphin, Diego del Blanco, la gente de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la de U-Red.

Cabe decir, por otra parte, que esperaba aún menos de mi plática sobre Sakai en el Sistema de Universidad Virtual (SUV) de la Universidad de Guadalajara, porque no es una historia muy feliz. Si bien fue la primera instalación de Sakai en producción en México (hasta donde llega mi conocimiento), el primer sistema gestor del aprendizaje utilizado en el SUV como alternativa a nuestro Metacampus y punta de lanza de los desarrollos que condujeron a nuestra actual plataforma educativa (MiSUV), hoy en día su uso está restringido prácticamente al Doctorado en Sistemas y Ambientes Educativos y algunos estudiantes entusiastas de licenciatura. Sin embargo, los comentarios recibidos fueron muy positivos, resaltando el hecho de que las limitaciones de recursos que tenemos y la curva empinada de aprendizaje de una plataforma sofisticada como Sakai no han impedido que estemos pisando cerca del estado del arte.

Úrsula Bernal me hizo el favor de conseguir una copia autografiada del libro Sakai: Free as in Freedom (Alpha) de Charles Severance, que además de darme la oportunidad de conocer mejor la historia de Sakai ha sacudido algunos de los rincones más escondidos de mi pensamiento.

En conclusión, Sakai es el producto de una comunidad de gente de gran calidad humana y técnica. Gente que ha dedicado años de su vida y de su trabajo a crear, en palabras de Charles Severance, ‘el mejor sistema gestor del aprendizaje del planeta’, para que cualquiera lo pueda utilizar de manera totalmente libre y gratuita. Gracias.