La sesión inaugural de la Reunión de Otoño 2013 de la Corporación Universitaria para el Desarrollo de Internet (CUDI) resultó más interesante de lo que yo esperaba. Hace años, la sesión se dedicaba a presentar el estado y perspectivas de la red académica de gran ancho de banda en México, la Red CUDI, y sus homólogas en el resto del mundo. Este año, en cambio, se presentó un panorama distinto, en el cual la Red CUDI es solamente un jugador más entre otros proyectos nacionales de incremento de la conectividad  a redes de alto desempeño entre la comunidad académica y el resto de la población del país.

Otro de los jugadores es la Red Nacional de Impulso a la Banda Ancha (Red NIBA), un proyecto que hace uso de la infraestructura de telecomunicaciones desarrollada por la Comisión Federal de Electricidad:

«La Red Nacional de Impulso a la Banda Ancha (Red NIBA) es una red dorsal para fines de educación, investigación, salud y gobierno que actualmente se encuentra operando en 40 ciudades con 13 redes estatales y algunas universidades conectadas a los hoteles de CFE.»

Mapa de la Red NIBA

Red NIBA

Otro proyecto es la Plataforma e-México (México Conectado) cuyo objetivo es «garantizar la conectividad institucional y comunitaria para la implantación de servicios digitales y alcanzar la inclusión digital de todos los mexicanos» y cuenta actualmente con 32 redes estatales y 60,000 puntos de acceso en poblaciones remotas. Un proyecto más es 40 Redes Urbanas, cuyo objetivo es «Desplegar 40 redes metropolitanas de alta capacidad de transporte de datos para interconectar con la Red NIBA a los grandes usuarios de educación, investigación, salud y gobierno«.

Todos estos proyectos son llevados a cabo por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes con el apoyo de dependencias públicas como la Comisión Federal de Electricidad, instituciones educativas nacionales como la UNAM o estatales como la UDG, así como la participación de organizaciones como CUDI y proveedores privados. En conjunto, plantean un futuro promisorio para el país en términos de infraestructura de redes de gran ancho de banda para conectarnos, conectarnos a Internet e integrarnos a ella a través del desarrollo de habilidades digitales.