María Antonia Padilla Vargas
Centro de Estudios e Investigaciones en Comportamiento
CUCBA

Resumen. Formar nuevos investigadores es fundamental tanto para el desarrollo como para el fortalecimiento de la ciencia, sobre todo en un país como México en el que actualmente el promedio de edad de los científicos activos supera los 45 años, por lo que se considera prioritario preparar a nuevos investigadores que en su momento puedan reemplazar a los que se vayan jubilando. Pero no sólo es importante formar nuevos investigadores para suplir a los que se jubilen, sino para subsanar las deficiencias que en tal aspecto tiene el país.

Según algunos estudiosos de la ciencia, el objetivo central de la formación de investigadores es lograr que los nuevos científicos demuestren independencia intelectual respecto de sus formadores; y uno de los criterios más importantes para considerar que un investigador ha alcanzado dicha independencia es que pueda plantear sus propias preguntas de investigación, las cuales deben ser innovadoras, pertinentes, relevantes, viables, útiles y sobre todo, derivadas de lo que hasta ese momento se conozca respecto de la disciplina particular en la que el nuevo investigador esté trabajando, dado que el objetivo último de la ciencia es que el conocimiento que cada científico genere contribuya al desarrollo y fortalecimiento de un área determinada, es decir, el trabajo que cada investigador realiza no debe ser aislado o fragmentado, sino contribuir a solidificar su área disciplinar.

Pero a pesar de la importancia que tiene la elaboración de preguntas de investigación novedosas para el desarrollo y fortalecimiento de cualquier disciplina, al revisar la literatura del tema destaca el hecho de que no se han realizado análisis sistemáticos al respecto. Y en realidad no se ha estudiado a profundidad la formación de nuevos investigadores, ni los aspectos relacionados con la elaboración y fundamentación de preguntas de preguntas de investigación, lo que es particularmente preocupante dada su importancia para la generación, desarrollo y difusión del conocimiento.

Derivar preguntas de investigación del cuerpo de conocimiento de un área particular implica leer lo que se haya escrito respecto de un tema específico. Ello requiere el ejercicio de habilidades lectoras, sin embargo, se ha encontrado que, en general, los alumnos de pre y posgrado tienen un desempeño lector deficiente, sobretodo todo al leer textos técnicos, que son los que deben revisarse en este caso.

Por otra parte, al proponer una nueva pregunta de investigación es indispensable fundamentarla adecuadamente, lo que requiere el ejercicio de habilidades escritoras, las cuales, según diferentes estudios, tampoco se ejercitan en un nivel aceptable.

Dado que se ha observado que el comportamiento lectoescritor de los estudiantes es deficiente, y que a pesar de ello no existe en los planes curriculares un programa orientado a auspiciar habilidades en tal sentido, se considera prioritario que todos los implicados en la formación de alumnos, sobre todo en los niveles medio, superior y posgrado, trabajemos en el diseño de estrategias que permitan mejorar sus habilidades lectoescritoras, lo que podría promover la formación de más y mejores científicos que muestren independencia intelectual de sus formadores al plantear sus propias preguntas de investigación.

En dicho sentido, en la presente conferencia se describirá una estrategia diseñada con el objetivo de enseñar a nuevos investigadores a elaborar preguntas de investigación novedosas, debidamente justificadas.

Viernes 17 de julio de 2015 de 9:00 a 11:00
Avenida de la Paz 2453, Colonia Arcos Sur
44130 Guadalajara, Jalisco

warning-icon-hiVideoconferencia en línea a través de Scopia , Sala 1909, Contraseña 0102