Skip to main content

Martes en Talent Land 2018

Logotipo de Talent Land 2018

 

El martes de la semana pasada —justo a la mitad de mis vacaciones de primavera— tuve la oportunidad de asistir a Talent Land 2018 aquí en Guadalajara, el gran evento que reemplaza localmente a Campus Party, mismo que tendrá lugar este verano en la Ciudad de México. A primera vista, no hay mucha diferencia entre ambos: un amplio despliegue de tecnología digital complementando con conferencias, mayormente sobre tecnologías y emprendimiento, así como el planteamiento de retos para ser atendidos por equipos de jóvenes dispuestos a dedicarles las veinticuatro horas del día a lo largo del evento impulsados casi exclusivamente por pizzas.

Entre las tendencias tecnológicas que recibieron mayor atención durante Talent Land destacan la robótica (tanto en el ámbito laboral como educativo), la fabricación digital ad-hoc con impresión 3D y circuitos integrados, la inteligencia artificial, el desarrollo de aplicaciones para la nube y —no podía faltar— Blockchain (cadena de bloques encriptados), en claro reflejo del ámbito tecnológico global.

Una de las conferencias más nutridas fue la de María Teresa Arnal, Directora de Operaciones de Google en México, quien presentó la historia de la compañía y sus características principales, que la han posicionado como una de las empresas más importantes en el mundo, y cerró con los nueve principios de la innovación de Google, entre los que quiero destacar tres, que me parecen de particular relevancia para nuestro ámbito educativo-digital:

  1. La innovación surge de cualquier parte (no es trabajo de uno, sino responsabilidad y privilegio de todos).
  2. Pensar 10X no 10% (innovación disruptiva vs. aseguramiento de la calidad).
  3. Apuesta por la visión tecnológica (digital).

Principios que nos hablan de transformarnos en organizaciones horizontales en las que existan mecanismos para que todos los miembros puedan aportar sus ideas para la innovación, misma que no se limita al aseguramiento de calidad sino que busca de entrada ser disruptiva con base en el uso de las tecnologías digitales. Principios que, en el caso de las universidades, debiéramos complementar con una reflexión profunda sobre lo que significa la digitalización de lo humano.

Tendencias y cambios de comportamiento globales (2017)

Tendencias y cambios de comportamiento globales (2017). Fuente: Socialinks.

La conferencia de Arnal se complementó bien con la conferencia ofrecida por Eduardo Rosales Castellanos, de Socialinks, sobre tendencias y cambios de comportamiento globales, ya que las tendencias presentadas por este último incluyen

  • tecnologías disruptivas,
  • mercados flexibles y dinámicos, y
  • emprendimiento innovador y colaborativo,

las cuales justifican la necesidad de que una organización se mueva rápido, de manera innovadora y con visión de tecnología, en el comienzo de una era caracterizada por la digitalización.

Si internacionalización es la respuesta ¿cuáles son las preguntas?

Como he comentado en una nota anterior (EAIE Glasgow 2015), asistí a la conferencia anual de la European Association for International Education (EAIE 2015) en Glasgow. Tras escuchar algunos conferencistas —notablemente, la Baronesa Helena Kennedy, quien nos ha brindado una conferencia muy inspiradora sobre la importancia de la educación para atender los problemas mundiales, especialmente los relacionados con las profundas desigualdades en la calidad de vida entre la población y los conflictos producto de la intolerancia entre distintas culturas— me surge la pregunta sobre las razones detrás de la internacionalización.

Para el individuo ¿qué beneficios significa la internacionalización? La experiencia de otras culturas es enriquecedora en muchos aspectos, entre ellos encontrar que existen muchas maneras de ver y hacer las mismas cosas, desde las más simples (como lavar los trastes) hasta las más complejas (como relacionarse con otros seres humanos). Ello permite, en particular, observar el contexto y la cultura —local, regional, nacional— desde otras perspectivas e identificar mejor similitudes y diferencias entre conacionales y con ciudadanos de otros países.

¿Qué ventajas ofrece la internacionalización a las instituciones educativas? Para las instituciones de países en desarrollo, como el nuestro, la internacionalización tiene dos caras: la de estrechar vínculos culturales y de colaboración con instituciones hermanas —latinoamericanas, en nuestro caso— y la de elevar la calidad de la oferta educativa, al dar a nuestros estudiantes las oportunidades de la experiencia intercultural y de acceder a contextos educativos de primer mundo. Para las instituciones de países desarrollados, con poblaciones mayoritariamente adultas, la internacionalización significa principalmente el acceso a mercados jóvenes en América Latina, África y Asia, ya sea a través de recibir estudiantes en sus instalaciones nacionales como de abrir sucursales o franquicias en estas regiones.

¿Qué ofrece la internacionalización a los países? Para los países, la internacionalización significa la formación de una población con visión y competitividad mundiales, indispensables para sobrevivir en una economía globalizada. Adicionalmente, para los países desarrollados, significa la oportunidad de acceder a poblaciones jóvenes, de seleccionar y formar jóvenes talentosos para atender las necesidades de personal en sus sectores productivo y de servicios.

Se puede decir entonces que la internacionalización es un juego de ganar-ganar, pero solamente en la medida en que predominen las actitudes y condiciones de colaboración entre individuos, instituciones y países. En caso contrario, se tornará en una batalla más por acceder a mejores condiciones de vida, a más clientes y a recursos naturales baratos, en este caso humanos.

EAIE Glasgow 2015

Asistí a la conferencia anual de la European Association for International Education (EAIE Glasgow 2015) esperando escuchar algunas buenas ideas para darle a nuestros programas de posgrado mayor peso internacional, particularmente al Doctorado en Sistemas y Ambientes Educativos. Afortunadamente, la experiencia de la conferencia fue mucho más rica, con varias sesiones interesantes.

La sesión Video killed the radio star 2.0 incluyó una serie de recomendaciones muy interesantes en cuanto al posicionamiento de instituciones y programas educativos en la Web, algunas de las cuales ya habíamos considerado en la construcción de una propuesta de nuevo portal y otros espacios de difusión en la Web para nuestro programa de doctorado:

  • Reducir la cantidad de información en cada página web; especialmente texto, porque, a decir de los ponentes, no se lee en la Web.
  • Incluir las experiencias de los estudiantes en el sitio web (que traducimos a incluir información de los estudiantes y sus proyectos en el portal del programa, así como recabar las opiniones de los egresados sobre su experiencia de estudio con nosotros).
  • Hacer públicas las actividades que se realizan al interior del programa y usar la Web 2.0, en lo cual ya habíamos trabajado parcialmente al tener una página en Facebook. Tras el evento, decidí crear una cuenta en Twitter (@dsaeUDG) y hacer uso de la etiqueta #DSAE ahí y en Facebook—usada ya por otros programas de doctorado—, crear una cuenta en Instagram. y discutir sobre hacer públicos los intercambios de información y las discusiones en nuestro grupo privado en Facebook.

Al siguiente día, fue muy agradable encontrar coincidencias con el ponente de la conferencia plenaria, Donald Clark, en cuanto a la naturaleza ambiental, invasiva de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la naturaleza cognitiva del entorno digital, la necesidad de ofrecer conectividad como forma de atender la educación en países del tercer mundo, pero acompañada de mecanismos flexibles e innovadores de formación —esto es, no importar un modelo  basado en educación tradicional, no funcional, del primer mundo. Sin embargo, también encontré diferencias importantes, como en el caso de la Realidad Virtual, favorecida por el ponente como una tecnología que deberíamos considerar seriamente en el ámbito educativo, cuando yo me inclino más por la Realidad Aumentada.

¿Cómo atender la resistencia al cambio en Educación, particularmente en relación al uso de las TIC? fue una de las preguntas que surgieron al final de la conferencia. La respuesta del ponente fue en dos sentidos. Por una parte, ofreciendo beneficios concretos a los docentes, como la reducción del tiempo requerido para la evaluación de sus estudiantes. Por otra parte, no se puede negar que existen nichos de confort que están siendo cuestionados por la transformación digital del entorno educativo —como es el caso, por ejemplo, de repetir una y otra vez la misma clase, en cada periodo escolar, con información que se ha vuelto obsoleta.

Como era de esperarse, hubo sesiones dedicadas a los cursos en línea abiertos y masivos (MOOC, por las siglas de Massive Open Online Courses), si bien muchas menos de las que yo esperaba, considerándolos un fenómeno internacional por excelencia. Una de ellas fue la de MOOCs for Africa: a promising solution or an illusion?, en la cual los ponentes expresaron su inclinación por la primera respuesta. Sin embargo, yo me incliné por la segunda, no por la naturaleza de los MOOC en sí, sino por la aproximación metodológica del proyecto en cuestión, que hace énfasis en aspectos ligados directamente a la educación tradicional y muestra lo difícil que resulta cambiar de paradigmas aún y cuando se promuevan nuevas técnicas y tecnologías. Curiosamente, al mismo tiempo que hacen uso de la técnica del salón invertido para aminorar el énfasis en la impartición de la cátedra por el docente, consideran que aproximaciones educativas asociadas al conectivismo solamente funcionan en condiciones de primer mundo.

La otra sesión dedicada a los MOOC fue la de How can MOOCs benefit on-campus students?, misma que resultó muy interesante porque se presentaron beneficios que pueden obtener los estudiantes en educación presencial de la incursión de sus instituciones educativas en la creación e impartición de MOOC. Entre los beneficios propuestos más interesantes se encuentran:

  • El uso de los contenidos producidos para los MOOC en el salón de clase y para habilitarlo como salón invertido.
  • Distribución de los contenidos bajo licencias tipo Creative Commons.
  • Cambios en la práctica educativa en la educación presencial; por ejemplo, habilitar la evaluación múltiple de productos, en tanto sean necesarios ajustes a los mismos.
  • Apertura de la discusión sobre el rol de las TIC en la educación.
  • El análisis de grandes volúmenes de información sobre el proceso educativo (learning analytics/big data) puede proporcionar información útil para la educación presencial.
  • Los estudiantes inscritos al MOOC pueden ser un recurso invaluable —por sus preguntas, cuestionamientos, sugerencias, aportaciones— para enriquecer la educación presencial.

Finalmente, cabe mencionar la sesión Examples and outcomes of embedding collaborative online international learning in the curriculum, en la cual se presentaron dos ejemplos de internacionalización vía la colaboración en línea entre estudiantes de educación presencial: uno de peer coaching (¿tutoría entre pares?) entre estudiantes de negocios de Finlandia y Holanda, y otro de ingeniería de audio entre estudiantes del Reino Unido y de E.U.A. Aunque no se presentaron resultados de investigación, los investigadores expresaron su apreciación de los resultados como muy buenos; de hecho, en respuesta a pregunta explícita al respecto, comentaron que en este tipo de contexto se obtiene una mayor interacción entre estudiantes de distintos países que en el contexto de los MOOC, porque en el este último generalmente no se promueve la colaboración entre los estudiantes de procedencias distintas.

En síntesis, mi asistencia a la EAIE Glasgow 2015 resultó muy productiva en términos de aprendizajes sobre cómo dar mayor visibilidad a nuestros programas en la Web, incluyendo acciones concretas en el caso del Doctorado en Sistemas y Ambientes Educativos; de apreciación de las bondades de los MOOC para la educación en cualquier modalidad ; de apreciación de la enorme dificultad de abandonar un paradigma, aún en proyectos que pretenden hacer uso del estado de la cuestión en el área para atender problemas sociales; así como de la apreciación de las enormes posibilidades de internacionalización que ofrece la modalidad en línea, en todos los niveles educativos.

Primeras impresiones del Campus Party México 2015

Campus Party México 2015

Campus Party México 2015

Llevo dos días asistiendo al Campus Party México 2015 y tengo impresiones mixtas sobre el mismo. Por una parte, he asistido a algunas pláticas muy interesantes, como la impartida por Cicero Moraes sobre recreación de rostros a partir de calaveras, la de Alejandro García sobre cómo convertir una idea de un producto o servicio en una realidad, la de Chris Anderson sobre drones y la de Roberto Saint Martin sobre tecnología exponencial (aunque el título decía que era sobre robots y algo dijo al respecto). He observado una gran cantidad de jóvenes curiosos, interesados por las tecnologías de información y comunicación, algunos ofreciendo productos y servicios diversos.

Por otra parte, asistí a una conferencia sobre cómo trabajar eficientemente con jóvenes de la generación millenials que resultó muy ilustrativa. En primer lugar, porque partió de una segmentación de la población en generaciones (baby boomersX-generationmillenials) que ha sido por demás criticada, particularmente en contextos de países del tercer mundo como el nuestro. La ponente expresó explícitamente su convencimiento de que la mayoría del público pertenecía a la última generación, pero impartió su ponencia como si el público hubiera sido de cualquier generación anterior.

El caso anterior refleja la situación general de este Campus Party: identifica claramente a los jóvenes estudiantes y emprendedores en tecnologías de información y comunicación como su público objetivo y reconoce algunas de sus características principales, pero su diseño se queda corto de atender sus necesidades. Incluye una zona amplia con computadoras y consolas para jugar, concursos y torneos basados en videojuegos y la opción de acampar en el sitio  por cuatro días y sus noches y formar comunidad, y lo que yo observo son jóvenes escuchando conferencias —algunos hacen preguntas—, jugando videojuegos y charlando por Facebook o Twitter, además de los pocos que venden sus productos y servicios. Lo que no observo son estrategias para  que grupos de jóvenes creen juntos esquemas, diseños, aplicaciones o productos. Observo pocos jóvenes trabajando juntos.

A manera de ejemplo, mi hijo asistió al Campus Party y disfrutó la ponencia de Cicero Moraes y más aún su taller sobre uso básico de Blender; pero le hubiera encantado continuar con un pequeño proyecto individual, recibir retroalimentación, construir un modelo 3D en colectivo, imprimirlo en una impresora 3D —de las que tanto se habló en el evento— y verlo caminar o volar por ahí. Lo mismo aplicaría a otras actividades, como jugar videojuegos más creativos y menos violentos (como Minecraft), construir o programar robots, diseñar un servicio o producto: menos exposición y relajamiento y más liderazgo y construcción colectiva.