Saltar al contenido principal

Pertinencia de la investigación

El pasado domingo tuve la oportunidad de asistir a una reunión (sí, en domingo) en la cual se cuestionó la pertinencia de la investigación que se realiza al interior de una red de investigadores para atender los problemas que enfrenta el consorcio que conforman las universidades a las que pertenecen. Nada nuevo en esto, antes una práctica trillada en cualquier universidad que cuente con un grupo de investigadores: no que el trabajo que realicen los investigadores no sea pertinente para atender los problemas de la universidad, sino que sean cuestionados por ello.

Mi defensa en la reunión consistió en afirmar que la distancia que había del investigador a quien necesitara de su ayuda era la misma que la distancia que existía de la persona que tenía el problema al investigador que podría ayudarla. Esto es, que no es un problema exclusivo del investigador, sino ante todo un problema que debe resolverse más arriba en la jerarquía, por la dirección de la institución, gestionando el encuentro de las dos partes. Posteriormente, vino a mi mente la ponencia de Jordi Planas en nuestro Seminario Permanente en la que cuestiono que fuera siquiera posible que la educación tuviera como objetivo la formación para el trabajo porque, argumentó, la lógica educativa y la lógica laboral son demasiado diferentes. Me parece que con un poco de esfuerzo sería posible demostrar, de manera análoga, que no es posible que la investigación tenga como objetivo resolver los problemas de la universidad, porque la lógica de la investigación y la lógica de la universidad son también demasiado diferentes. En particular, los tiempos de la investigación y de las demás funciones de la universidad no son los mismo, y el impacto de la primera sobre las segundas, con frecuencia indirecto, es perceptible muchas veces solamente en el largo plazo.

Lo anterior no significa que no se pueda hacer investigación aplicada que atienda a los problemas de una universidad, sino que la investigación en su conjunto no puede estar acotada a atender ni exclusiva ni principalmente los problemas de la universidad en tanto que el interés por estos problemas no surja de manera natural (o adecuadamente inducida, que no forzada, por la dirección) en los investigadores.

Burocracia universitaria

Imagínese usted por un momento que trabaja en una universidad pública estatal, tiene usted un proyecto de investigación con financiamiento externo que incluye presupuesto para compra de equipo de cómputo y a usted se le ocurre la bendita idea de que le hace falta, digamos, una memoria USB. Actualmente uno encuentra fácilmente memorias de 16 y 32 Gbytes en cualquier tienda de cómputo o papelería y le cuesta alrededor de quinientos pesos; pero ¿qué tiene que hacer para comprarla? Aquí le van los pasos:

  1. Conseguir la autorización de su jefe inmediato (por escrito, formato memorando numerado, con firma y todo).
  2. Enviar un correo electrónico a quien corresponda, solicitando la compra.
  3. La persona del otro lado del cable, del área de compras, solicita el visto bueno de la dirección administrativa (con firma sobre el memo anterior).
  4. Autorizada la compra, dicha persona solicita la confirmación de existencia de recursos al área de finanzas.
  5. Si hay recursos para la compra, el área de compras solicita la cotización del artículo a distintos proveedores (usted puede sugerir algunos).
  6. Reunido el número suficiente de cotizaciones, se escoge la mejor opción y el área de compras le envía a usted la requisición de compra para que usted y su jefe inmediato la firmen (llevamos dos documentos y cuatro firmas, sin contar las cotizaciones, que son por lo menos tres).
  7. Usted regresa la requisición firmada al área de compras, donde se recolectan las firmas faltantes (así es, todavía faltan más firmas, mínimo una).
  8. El área de compras solicita al proveedor seleccionado que haga llegar el artículo al área de almacén.
  9. Almacén da la entrada al artículo (documento y firma de por medio) y le hace llegar el articulo y solicita que usted firme de recibido (otro documento y firma de por medio).
  10. El área de compras tramita el pago (documento y firmas de recibido de por medio), el resguardo del artículo (otro documento y firma correspondiente) y realiza la comprobación de la compra (un documento y una firma más), dando por terminado el proceso.
Concluido el proceso (eche a volar su imaginación y calcule el número de días de por medio) usted tiene finalmente la memoria USB en sus manos, pero ¿a qué precio? ¿Cuántas horas/hombre, electricidad y toner, por lo menos, no se han invertido en el proceso? Seguramente hay mejores formas de invertir el escaso presupuesto universitario y las horas de su personal.