Inteligencia artificial reproduce violencias sistémicas y opresión

La colonialidad del poder fue el tema que se abordó en el Seminario de Comunicación y Cultura Digital, que organiza UDGVirtual.

La inteligencia artificial como cualquier otra tecnología se encuentra ainserta en un modelo específico de producción que tiene consecuencias para ciertos cuerpos y territorio, señaló la académica Paola Ricaurte Quijano, quien participó como ponente en el Seminario de Comunicación y Cultura Digital, realizado el pasado viernes en el marco del Seminario Permanente del Instituto de Gestión del Conocimiento y del Aprendizaje en Ambientes Virtuales (IGCAAV).

"Estas consecuencias son invisibilizadas en la narrativa que se construye en torno a ellas. Se invisibilizan los procesos de producción de sistemas inteligentes, el diseño y el procesamiento de los datos y las afectaciones que se derivan del uso y del desecho de la inteligencia artificial", explico. 

Durante su ponencia, la experta habló el concepto de colonialidad del poder, que se materializa a través de sistemas sociotécnicos como la imposición epistémica y material de un modo de ser, saber, sentir, hacer y vivir capitalista/occidental/moderno patriarcal, basado en el racismo y el sexismo.

“En este caso hablamos de la colonialidad a través de los datos, los algoritmos y la tecnología bajo el dominio hegemónico, que implica formas violentas de dominación de raza, género y de naturaleza”, indicó la doctora Ricaurte Quijano.

La académica del Tecnológico de Monterrey, habló sobre cómo la Inteligencia artificial reproduce violencias sistémicas y opresión, y cómo esta tecnología impacta tanto a niveles macro donde opera la geopolítica, como micro, que se refiere a la corpopolítica.

En cuanto al nivel macro, afirmó que las compañías de tecnología tienen un poder geopolítico que trasciende las fronteras de su propio territorio. “Todo el sistema de criminalización de la migración del sur hacia Estados Unidos, que se encuentra soportada en empresas tecnológicas, reproducen ese orden capitalista y patriarcal”, agregó.

Señaló que tal como está dada la geopolítica actual, es Norteamérica la que se beneficia en mayor medida de los datos que se producen a nivel mundial, mientras que América Latina obtiene beneficios mínimos de los datos que produce.

En el nivel micro, se refirió a las afectaciones en las experiencias de vida de las personas, donde el cuerpo de las personas se ve vulnerado. No obstante, habló sobre iniciativas de comunidades indígenas o colectivos feministas, que han tratado de ir contra este sistema.

La especialista precisó que en tanto los algoritmos se sigan produciendo en ese contexto de sistema hegemónico, seguirán reproduciendo desigualdades sociales. “La apuesta que se hace desde varios niveles, es buscar cómo conseguir que los algoritmos no reproduzcan la violencia y la dominación. Mientras la inteligencia artificial siga siendo una herramienta de los poderosos, pues no va a cambiar nada”, aseguró.

La sesión estuvo moderada por la doctora Blanca Chávez Blanco, jefa del IGCAAV, quien señaló que el objetivo del Seminario de Comunicación y Cultura Digital es conocer y entender cuáles son las nuevas transformaciones de las culturas actuales en torno al tema de lo digital.

La próxima sesión del Seminario Permanente del IGCAAV, será sobre los retos y experiencias de alumnos Asperger en carreras tradicionales virtualizadas. Para participar es necesario realizar un registro previo.

Número de boletín: 048

Texto y fotografía: Karina Alatorre